¿Porqué utilizar sistemas RFID?

¿Y los tags de alta frecuencia?

¿Y la RFID de baja frecuencia?

¿Cómo funciona?

¿Por qué no seguir utilizando métodos manuales de captura de datos (papel y lápiz)?

Para evitar errores de escritura y legibilidad.





Para evitar errores de transcripción en la captura de datos.





Para evitar papeleo y reducir mano de obra.






¿Cuáles son las limitaciones del sistema de código de barras?

Tamaño de la etiqueta. No conveniente para artículos sumamente pequeños.




Ángulo de lectura. El código de barras requiere de una exposición correcta a la línea del lector, sin obstrucciones.




Orientación de la etiqueta. El lector de códigos de barra requiere para su lectura de una total y correcta exposición de la etiqueta. Usted no puede leerlos a través de objetos, pintura, fango, mugre.




Manejo rudo. La etiqueta de código de barras puede ser maltratada, rasgada o corroída. La abrasión y los impactos directos desfiguran sus códigos.




Luz brillante y superficies reflexivas.






Gotas de agua.


Las etiquetas de alta frecuencia (HF) y frecuencia ultra alta (UHF) pueden fallar bajo ciertas condiciones:
  • Óxido y metal (el llamado “efecto del diodo”).
  • El agua, la nieve, el hielo, el rocío.
  • Requiere estar en la línea de vision directa del lector.

¿Por qué utilizar un sistema RFID de LF (baja frecuencia)?
  • Operación confiable en ambientes duros. Los identificadores de baja frecuencia de RFID son utilizados bajo el agua, en condiciones polvorientas, sucias; en trabajos de alto impacto.
  • No requieren de ser visibles. Son fácilmente leídas a través de la madera, concreto, cualquier material sólido no-metálico. Pueden ser ocultadas o incrustadas en infinidad de objetos. Se puede pintar sobre ellos sin afectarles.
  • La orientación entre el identificador y el lector en los sistemas de LF no es crítica. (La señal es omnidireccional).
  • Lectura en líquidos.
  • Sin problemas por condensación en identificadores de LF.
¿Cómo funciona la tecnología TROVAN?

Primer paso:
El lector genera un campo electromagnético. Cuando se lo aproxima a un identificador, éste recibe esa energía a través de su antena.

Segundo paso:
El identificador inmediatamente comienza a enviar su código identificador al lector. En el lector, las bobinas de recepción reciben la señal de transmisión minúscula del transponder.
El código digital del transponder aparece en el display y se puede almanecer en la memoria del lector.